Si te gusta, compárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on Pinterest

Mis dos primeras entradas escritas para Deporte Multidisciplinar tratan sobre 1) La educación a través del deporte y sobre 2) Violencia y deporte (no te las pierdas). A la siguiente entrada la he titulado la motivación y sus falsos mitos. A continuación explico el por qué.

La motivación, algo básico e indispensable para entender la práctica deportiva. Sin ella sería imposible que aquellos que lo practican se dedicaran a ello con la intensidad, duración, frecuencia, constancia, sacrificio y sobreesfuerzo que requiere.

Pese a su importancia pocos fenómenos psicológicos son tan poco entendidos y confundidos. Para darnos cuenta de esto lo único que tenemos que hacer es darnos una vuelta por nuestra red social de rigor o realizar una búsqueda rápida a través de la red…

¿Qué creéis que encontraríamos?

Exacto, pocas o ninguna sorpresa: Videos “motivacionales”, “técnicas de motivación”, historias de vida o fotos de atardeceres con una frase son solo unos pocos ejemplos de lo que podemos ver.

 

¿Puede todo esto provocar motivación?

Bueno, comencemos por la teoría:

Qué es la motivación: Sage (1977) la define como la dirección e intensidad del propio esfuerzo.

Dirección: Hace referencia a la disposición del individuo en relación a una situación determinada, es decir, si va por ella, se acerca o se siente atraído por esa situación.

→ Ejemplo: Un estudiante puede estar atraído por unirse al equipo de fútbol de su colegio.

Intensidad: Esto hace referencia a la cantidad de esfuerzo que una persona pone en determinada situación.

→ Ejemplo: Un jugador puede entrenar las mismas veces que el resto de los compañeros, pero diferenciarse de estos por el tremendo esfuerzo e intensidad que pone en cada ejercicio.

La motivación no es cosa de un día, ni de un tipo de persona determinada, ni de una situación concreta. La motivación te ayuda a dirigir tus esfuerzos hacia un determinado punto y a hacer que estos sean continuos en el tiempo ayudando a compensar los “costes” que puede llevar a alcanzar una meta determinada.

¿Si? Pues yo vi un vídeo y me motivé

Uno de los problemas de la motivación es que se confunde con otro fenómeno como la activación. La activación es una combinación de actividad fisiológica y psicológica en una persona y está relacionada con la intensidad de la motivación, pero no con la dirección.

Esta activación varía a lo largo del día y de las situaciones y con su aumento aumenta también la sudoración, el ritmo cardíaco  y la respiración. Por poner un ejemplo, nuestra activación se dispararía si nos llega una llamada diciéndonos que nos ha tocado la lotería y estaría en un punto mas bajo después de una sesión de spa.

¿Entonces el vídeo me activó o me motivó?

Si al ver el vídeo se te ha acelerado el pulso, o ha aflorado alguna emoción podríamos pensar que se trata más de activación que de motivación. Una vez visto el vídeo, pasadas las horas esa activación tenderá a bajar y a las pocas horas probablemente veamos que el vídeo no ha supuesto ningún cambio en nuestra motivación. Es bonito y emocionante, pero no motiva por si mismo.

Esto no sería un problema si no pasara de ahí, pero por desgracia esta activación, mal entendida como motivación, puede llevar a cometer imprudencias.

Muchos entrenadores utilizan las charlas pre-partido para tratar de “motivar” a sus jugadores, utilizando discursos sacados de los vídeos comentados anteriormente o echando mano de “técnicas” que han visto en otros entrenadores de éxito, como golpear el pecho del jugador antes de salir al campo o arengar a sus jugadores en exceso.

Debemos recordar que cada jugador es diferente y por lo tanto las “tecnicas” comentadas anteriormente, además de no motivar, pueden suponer una activación inadecuada en alguno de ellos, generando una tensión que afectaría directamente al rendimiento del jugador y a su bienestar, pudiendo desembocar en  ansiedad. Además, en el caso de que estas experiencias fueran frecuentes podrían a largo plazo generar una visión del deporte como algo amenazante, propiciando su abandono.

No olvidemos que existen profesionales con formación específica en este tipo de trabajo, con los que podemos contar si detectamos algún problema de este tipo.

Este mal entendimiento de la motivación no se limita solo al entorno deportivo.  Hay una serie de preceptos que parecen ampliamente aceptados por la sociedad, que los ha incorporado a su día  a día y cuyo seguimiento al pie de la letra puede acarrear algún tipo de problema.

Por ello, me he decidido a darle la vuelta a unos cuantos a fin de acercarlos más a la realidad:

Querer no es poder: No todo depende de nosotros, en nuestra mano está tratar de esforzarnos al máximo siempre dentro de nuestras posibilidades pero sabiendo que a veces no con ello basta. Es importante que a la hora de ponernos un objetivo este dependa exclusivamente de nosotros.

→ Ejemplo: La victoria en un partido depende de mi juego y del juego del contrario, lo que depende de mi es mi propio juego.

 

 

Tu cuerpo tiene límites, tu mente también: De echo, sobrepasar esos límites no suele tener buenas consecuencias.  

Es conveniente invertir tiempo en conocer nuestro cuerpo y nuestra mente. Para ello es clave ponernos en manos de profesionales cualificados que nos puedan ayudar a prepararnos correctamente, evitando así los sobreesfuerzos que puedan derivar en consecuencias mayores.

 

 

Recuerda: NO TIENES QUE SER EL MEJOR, TIENES QUE SER EL MEJOR QUE PUEDAS SER.

Ni todos somos iguales, ni tenemos las mismas capacidades, ni funcionamos de la misma manera, por ello no depende de nosotros ser mejor que nadie, de nosotros depende ser la mejor versión de nosotros mismos.

Posts que te podrían interesar...

Si te gusta, compárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on Pinterest
 
The following two tabs change content below.

Pedro Garcia Montañes

Redactor DM
Graduado en Psicología (UV) y Máster en Psicología del deporte (COP-CV). Me apasiona el trabajo con los equipos base ayudando a fomentar la educación en valores, el bienestar y el disfrute por el deporte, sin dejar de lado el rendimiento deportivo.

Latest posts by Pedro Garcia Montañes (see all)