Si te gusta, compárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on Pinterest

Hoy os traigo una infografía que ha sido elaborada de la información extraída de un artículo español de revisión sistemática publicado recientemente en la Revista Andaluza de Medicina del Deporte (2016). Esta revisión seleccionó un conjunto de 67 trabajos publicados en inglés desde 1995 hasta 2014 en revistas científicas, seleccionado aquellos de mayor relevancia.

En la infografía se puede ver una propuesta de dosis de entrenamiento de fuerza para niños y adolescentes según su experiencia (extraída de la misma publicación) luego de poner muchos puntos en común.

Recomendaciones mundiales sobre actividad física en jóvenes sugieren que tanto niños como adolescentes deben acumular al menos 60 minutos de actividad moderada y vigorosa. Los que no lo hagan, generalmente tendrán niveles más bajos de actividad física y estarán en mayor riesgo de tener obesidad con un conjunto de enfermedades asociadas (diabetes T2, hipercolesterolemia, hipertensión, enfermedades coronarias, problemas articulares…).

Además, el entrenamiento de fuerza en niños y adolescentes está ampliamente recomendado por las organizaciones científicas encargadas de velar por el entrenamiento saludable de estas poblaciones, siempre que esté correctamente supervisado y prescrito de la mano de profesionales del ejercicio.

Por lo tanto y de manera breve, vamos a intentar DESMITIFICAR un comentario comúnmente escuchado en la sociedad y que tanto alarma a los padres pero sobre todo a nuestros abuelos: “No crecerás si coges peso” o “Hacer pesas es perjudicial para el crecimiento”:

NO EXISTEN EVIDENCIAS DOCUMENTADAS QUE VINCULEN EFECTOS ADVERSOS QUE PUEDAN INTERFERIR SOBRE LA ESTATURA FINAL ALCANZADA EN NIÑOS A TRAVÉS DEL ENTRENAMIENTO DE LA FUERZA. TAMPOCO EXISTEN EVIDENCIAS SOBRE LESIONES EN LOS CARTÍLAGOS DE CRECIMIENTO (PLACAS DE CRECIMIENTO) O CIERRE PREMATURO DE LA EPÍFISIS EN PROGRAMAS BAJO SUPERVISIÓN CUALIFICADA. AL CONTRARIO, LA EXPOSICIÓN DE LAS PLACAS DE CRECIMIENTO EN DESARROLLO A SUFICIENTE ESTRÉS MECÁNICO A TRAVÉS DEL ENTRENAMIENTO DE FUERZA APROPIADO ES UN ESTÍMULO BENEFICIOSO PARA LA FORMACIÓN DE HUESO Y EL CRECIMIENTO.

 

OBJETIVOS A CUBRIR CON EL ENTRENAMIENTO DE FUERZA:

1) Favorecer un óptimo y equilibrado desarrollo músculo-esquelético y postural de todo el cuerpo.

2) Consolidar patrones técnicos correctos en variedad de ejercicios con resistencias submáximas.

3) Promover e inculcar hábitos de vida saludables perdurables en la edad adulta.

 

Referencia bibliográfica: 

1. Peña, G., Heredia, J. R., Lloret, C., Martín, M. & Da Silva-Grigoletto, M. E. (2016). Iniciación al entrenamiento de fuerza en edades tempranas: revisión. Revista Andaluza de Medicina del Deporte 9(1), 41-49.

Posts que te podrían interesar...

Si te gusta, compárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on Pinterest
 
The following two tabs change content below.

Ferran Cañes Llopis

CEO y Redactor DM
Graduado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (UCV). Entrenador Personal (NSCA-CPT). Certificado por TRX (STC). Cursando Máster en Entrenamiento Personal (UPM).