Si te gusta, compárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on Pinterest

En antiguas entradas he hablado sobre temas muy variados, desde el TRX Suspension Training y sus beneficios (post en el cual podéis encontrar un pequeño vídeo con una variedad de ejercicio) hasta si realmente tienen utilidad las medias de compresión para los corredores.

En la siguiente entrada hablaré muy brevemente del entrenamiento oclusivo y facilitaré una infografía que resume las recomendaciones basadas en las estrategias utilizadas por bastantes estudios científicos sobre la metodología de entrenamiento oclusivo.

¡VAMOS ALLÁ!

 

El entrenamiento con restricción del flujo sanguíneo (RFS) también denominado “Kaatsu” o entrenamiento oclusivo es una metodología emergente de entrenamiento para conseguir hipertrofia muscular y se perfila como un complemento interesante del entrenamiento tradicional.

Esta técnica de entrenamiento se popularizó en Japón hace más de una década y consiste principalmente en la aplicación de un torniquete externo sobre la parte más proximal de la extremidad llevando a cabo un entrenamiento de fuerza de baja intensidad (20-30% 1RM) (2).

Las mejoras provenientes de este método han sido sobre todo estructurales y aplicadas en jóvenes universitarios sin demasiada experiencia en entrenamiento de fuerza (2). No obstantes, investigaciones llevadas a cabo con deportistas (jugadores de fútbol americano) han observado también un desarrollo de la fuerza muscular con poca influencia sobre la estructura muscular (3). Es decir, existe un componente estético de incremento de la masa muscular pero además existe un componente funcional que hace que puedas generar más fuerza (1, 2, 3).

Lo que presento en la siguiente Infografía de manera esquemática son las características principales a tener en cuenta cuando combinamos el entrenamiento de fuerza con el RFS, siendo nuestro principal objetivo de entrenamiento la hipertrofia muscular:

 

A modo de recordatorio y de conclusión decir:

  • El entrenamiento oclusivo se plantea como una alternativa al trabajo de alta intensidad y no es un sustituto. El entrenamiento oclusivo evita el alto estrés mecánico impuesto en nuestras articulaciones durante el entrenamiento con altas cargas.
  • Es una metodología de entrenamiento contraindicada para personas con trombosis, personas con grandes varices y mujeres embarazadas.
  • A la hora de aplicar esta metodología de entrenamiento (como muchas otras) es recomendable estar en manos de profesionales del ejercicio físico.
  • Diferentes estudios han corroborado una hipertrofia muscular estructural luego de la aplicación de RFS.
  • Futuras investigaciones deberán de centrarse en si realmente incrementa el rendimiento del deportista.

 

Referencias bibliográficas:

1. Kim D, Loenneke JP, Ye X, Bemben DA, Beck TW, Larson RD, Bemben MG. Low-load resistance training with low relative pressure produces muscular changes similar to high-load resistance training. Muscle Nerve 22, 2017.

2. Laurentino G, Ugrinowitsch C, Aihara AY, Fernandes AR, Parcell AC, Ricard M, Tricoli V. Effects of strength training and vascular occlusion. Int J Sports Med 29: 664–7, 2008.

3. Luebbers PE, Fry AC, Kriley LM, and Butler MS. The effects of a 7-week practical blood flow restriction program on well-trained collegiate athletes. J Strength Cond Res 28: 2270-2280, 2014.

Posts que te podrían interesar...

Si te gusta, compárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on Pinterest
 
The following two tabs change content below.

Ferran Cañes Llopis

CEO y Redactor DM
Graduado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (UCV). Entrenador Personal (NSCA-CPT). Certificado por TRX (STC). Cursando Máster en Entrenamiento Personal (UPM).