Si te gusta, compárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on Pinterest

Hoy traemos una infografía que ha sido elaborada de la información extraída de un artículo español de revisión sistemática publicado en la Revista de Medicina Clínica (2014). Esta revisión seleccionó finalmente 33 artículos (de 2531 aparecidos en la búsqueda inicial) que fueron los que pasaros los criterios de exclusión-inclusión.

En la infografía (ver abajo) se puede ver un apartado de puntos claves siendo estos un breve resumen de los programas de actividad física que más comúnmente se han desarrollado en personas con fibromialgia así como los efectos y beneficios que han tenido los participantes sobre el grado de dolor y calidad de vida.

La fibromialgia es caracterizada por presentar dolores musculoesqueléticos crónicos y generalizados con dolor demostrable tras exploración física pero con ausencia de justificación clínica tras pruebas biológicas o de imagen.

Algunos de los síntomas más comunes de esta enfermedad son: fatiga, rigidez matutina, sueño no reparador, ansiedad, depresión y alteraciones cognitivas. Por lo expuesto anteriormente, tiene un tratamiento complejo siendo la vía farmacológica la más común.

Pero, ¿si te dijeran que a través del ejercicio físico y de programas bien planificados se podría (como así se ha demostrado) reducir el nivel del dolor (entre un 10 y un 44,2%) y el impacto de la enfermedad (entre un 5,3 y un 17,9%), mejorando la sintomatología de quien la padece?

Pues así es, actividades como el baile y/o la danza, trabajo en medio acuático, trabajo de la condición física y actividades para trabajar la conexión mente-cuerpo han mostrado tener un impacto positivo en la calidad de vida de las personas con fibromialgia, reduciendo los niveles del dolor así como mejorando los factores psicológicos (ansiedad y depresión, fundamentalmente). No obstante, los programas con un carácter multidisciplinar en los que se combinan diferentes actividades (terapia psicológica, ejercicio físico y estiramientos) son los más frecuentes y los que mayores beneficios han demostrado tener.

A continuación, te adjuntamos la infografía que hemos diseñado:

 

Conclusión:

¿Qué debemos extraer de todo esto? Que una vez más el ejercicio físico aplicado de manera correcta es la medicina perfecta (y que posiblemente menos coste genere a la sanidad pública) que debería ser prescrita en personas con fibromialgia debido a los beneficios que ha demostrado tener.

Referencia bibliográfica:

Sánchez, C. & Ruiz, J. (2014). Efecto de un programa de actividad física en pacientes con fibromialgia: revisión sistemática. Med  Clin (Barc), 143(12): 548-553.

Posts que te podrían interesar...

Si te gusta, compárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on Pinterest
 
The following two tabs change content below.

Ferran Cañes Llopis

CEO y Redactor DM
Graduado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (UCV). Entrenador Personal (NSCA-CPT). Certificado por TRX (STC). Cursando Máster en Entrenamiento Personal (UPM).