Si te gusta, compárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on Pinterest

El bienestar psicológico, producto de la actividad físico-deportiva, es uno de los temas de más interés entre los psicólogos del deporte. En los últimos años se han aumentado el número en investigaciones sobre este tema.

Sin embargo, no es algo novedoso, ya que, en las antiguas civilizaciones ya se hablaba del efecto terapéutico que tenía el ejercicio (Biddle, 1995). La mítica expresión “mens sana in corpore sano” proviene del latín y expresa la importancia de la salud integral de la mente, cuerpo y alma.

Para disfrutar de los beneficios psicológicos que aporta el deporte no hace falta ser un deportista de alto rendimiento, y practicar ejercicio todos los días, se puede experimentar sus efectos con una práctica deportiva adecuada para el tipo de persona de 2 o 3 veces a la semana.

Figura 1. Algunos beneficios generales de la la práctica regular de Ejercicio y Actividad Física.

 

Aquí os presentamos algunos de los beneficios psicológicos que se pueden adquirir con la práctica deportiva:

1. Liberación de endorfinas, conocidas como “hormonas de la felicidad”

Cuando practicamos ejercicio nuestro cerebro libera unas sustancias químicas que actúan sobre nuestro sistema nervioso provocando una respuesta física y emocional de bienestar.

Las endorfinas, son hormonas producidas en el hipotálamo y la hipófisis, y actúan sobre los mecanismos que actúan sobre el control del dolor y la curación. También producen la sensación de relajación y felicidad al finalizar la actividad.

Diversos estudios han mostrado que los niveles elevados se asocian estrechamente a conductas más optimistas contribuyendo a aliviar ciertos síntomas de la depresión.

2. Alivia los síntomas de la ansiedad.

Los efectos comentados anteriormente de las endorfinas ayudan a aliviar también algunos síntomas de la ansiedad. Además de la ayuda que esta sustancia produce, la práctica deportiva produce a largo plazo un incremento de los niveles de noradrenalina y de serotonina. La noradrenalina está implicada en la respuesta del organismo al estrés, y el aumento de serotonina contribuye a mejorar nuestro estado de ánimo y a reducir la ansiedad. 

3. Ayuda a prevenir y/o superar la depresión.

El ejercicio aumenta el flujo sanguíneo y la oxigenación, por lo que el sistema nervioso se ve directamente beneficiado. Los bajos niveles de norepinefrina se asocian con estados depresivos, con la práctica de ejercicio los niveles de ésta aumentan.

La mejora de la imagen corporal, y el autoconcepto, así como las sensaciones corporales y el autocontrol que experimentamos cuando practicamos ejercicio ayudan a prevenir y combatir los estados depresivos.

4. Incrementa la confianza y la autoestima.

Se ha demostrado que existe una relación directa entre la práctica deportiva y los efectos positivos sobre la autoconcepto /autoestima. A medida que nos vamos encontrando mejor físicamente, y mejora nuestra imagen de nosotros mismos, también aumenta la autoestima.

Asimismo, al ir cumpliendo nuestros objetivos deportivos y constatando nuestras capacidades para llevarlo a cabo, aumenta la confianza en nosotros mismos.

5. Previene el deterioro cognitivo.

A medida que nos hacemos mayores se incrementa el riesgo de sufrir enfermedades degenerativas. De acuerdo con John J. Ratey, un psiquiatra que escribió el libro Spark: The Revolutionary New Science of Exercise and the Brain (La Nueva Ciencia Revolucionaria del Ejercicio y el Cerebro), hay bastantes pruebas que muestran que el ejercicio produce muchos beneficios cognitivos y ayuda a combatir la demencia.

Realizando actividad física se consigue aumentar las sustancias químicas del cerebro que previenen la degeneración de las neuronas del hipocampo. Investigaciones recientes han demostrado que cuando nadamos, corremos o practicamos senderismo de forma regular aumentan los niveles del Factor neurotrófico derivado del cerebro o FNDC. Además, practicar ejercicio físico de forma regular y adaptando para mayores, está asociado con un menor riesgo de mortalidad. Principalmente, como consecuencia de un efecto protector cardiovascular, la actividad física disminuye el riesgo de sufrir un infarto cerebral y mejora la función cognitiva reduciendo el riesgo de padecer demencia y Alzheimer.

6. Mejora la capacidad cerebral.

Muchas investigaciones muestran que el cerebro es capaz de rejuvenecer y regenerarse por sí mismo a lo largo de su vida. Antiguamente se creía que una vez que las neuronas mueren, no hay nada que se pueda hacer al respecto. Por lo tanto, se consideraba que el deterioro y la pérdida de memoria progresiva era una parte más o menos inevitable del envejecimiento. Afortunadamente, investigaciones han mostrado que existe la “neurogénesis” con la práctica de ejercicio, el cerebro produce más neuronas y más conexiones entre ellas.

Vaynman, Ying y Gomez-Pinilla,  demostraron que un entrenamiento intenso aumenta los niveles de una proteína conocida como BDNF (Brain Derived Neurotrophic Factor) que se encuentra en el cerebro, y que se cree que influye positivamente en la toma de decisiones, en el pensamiento y el aprendizaje.

El ejercicio también puede aumentar su creatividad, y crear nuevas soluciones a los problemas. Los investigadores de la Universidad de Stanford descubrieron que caminar puede aumentar la creatividad hasta en un 60%.

7. Mejora nuestras habilidades sociales y relaciones interpersonales.

La práctica de ejercicio nos da la oportunidad de conocer y establecer relaciones sociales, que nos sirven de apoyo y seguridad. Por tanto, también nos ayuda a mejorar nuestra sensación de autoeficacia.

Son muchos los beneficios físicos y psicológicos que se adquieren con el deporte, te animamos a empezar con pequeñas metas deportivas y probar distintos deportes con el fin de conocer aquel que más se adapte a tus necesidades.

BENEFICIOS PSICOLÓGICOS EN LA INFANCIA

  • Contribuye a la formación del carácter dentro del marco de los valores y las actitudes como son el autocontrol, la voluntad, la disciplina, la honradez, la superación personal, la participación y la sociabilidad.
  • Genera hábitos de vida saludables que previenen el consumo de alcohol, tabaco y otras drogas.
  • Facilita el contacto con el entorno social y las relaciones interpersonales
  • Proporciona un recurso importante para la ocución del tiempo de ocio.
  • Favorece la aceptación de las normas sociales
  • Les ayuda a coordinar mejor sus movimientos
  • Les enseña a tener responsabilidades y obligaciones.

 

Conclusiones

Los beneficios psicológicos de la práctica deportiva se asocian con:

  • Liberación de endorfinas, conocidas como “hormonas de la felicidad”.
  • Alivia los síntomas de la ansiedad.
  • Ayuda a prevenir y/o superar la depresión.
  • Incrementa la confianza y la autoestima.
  • Previene el deterioro cognitivo.
  • Mejora la capacidad cerebral.
  • Mejora nuestras habilidades sociales y relaciones interpersonales.
  • Contribuye a la adquisición de valores y actitudes como son el autocontrol, la voluntad, la disciplina, la honradez, la superación personal, la participación y la sociabilidad.
  • Genera hábitos de vida saludables.
  • Favorece la aceptación de las normas sociales.
  • Carácter educativo; responsabilidades y obligaciones.
  • Facilita el contacto con el entorno social y las relaciones interpersonales.

 

Referencias bibliográficas:

  1. Balagué, G. (2001). Preparación psicológica en deportes individuales. En J, Cruz. Psicología del Deporte. (pp. 177-192). Madrid: Síntesis
  1. Dosil, J. (2004) Psicología de la Actividad Física y del Deporte. Madrid, Mc Graw Hill.
  1. Dosil, J. (2002b). El psicólogo del deporte. Asesoramiento e intervención. Madrid: Síntesis
  1. Gould, D., Feltz, D., y Weiss, M. (1985). Motives for participating in com- petitive youth swimming. International Journal of Sport Psychology, 16, 126-140.
  1. Weinberg, R. y Gould, D. (1996). Fundamentos de psicología del deporte y el ejercicio físico. Barcelona: Ariel Psicología.

Posts que te podrían interesar...

Si te gusta, compárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on Pinterest
 
The following two tabs change content below.
Graduada en Psicología (UJI y UAM). Especializada en Psicología Deportiva y desarrollo de personas. Máster en Psicología y Coaching del Deporte (FU) y experta en coaching y rehabilitación psicológica de lesiones.

Latest posts by María Cabrera Bolufer (see all)