Si te gusta, compárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on Pinterest

Antes de entrar en temas específicos, en esta primera entrada querría exponer algunos conceptos básicos y generales sobre actividad física, ejercicio y salud, temas principales sobre los que escribiré en Deporte Multidisciplinar. Aunque comience de forma algo atípica para ser un post de divulgación científica, creo que así se entenderá la importancia de lo que quiero hablar.

Todo el mundo sabe lo que es el deporte. Más adelante explicaré las diferencias entre deporte, ejercicio y actividad física, pues no son lo mismo (Conceptos y Recomendaciones de Actividad Física). Pero hasta que se explique, diremos que todos, en mayor o menor medida, hemos practicado deporte a lo largo de nuestra vida, aunque sólo fuera en aquellas clases de Educación Física, antes llamada gimnasia. Lo vemos en la televisión, sale en la prensa, inspira películas, canciones, anuncios… incluso en ocasiones paraliza ciudades enteras.  Hemos jugado pachangas con los amigos, saltado de emoción al ver un balón entrando en una canasta, nos hemos emocionado cuando vemos a un deportista cruzar la meta o hacer realizar una coreografía perfecta. Hemos sufrido en una sesión de entrenamiento, lo hemos prometido cada inicio de año para vernos mejor en verano, disfrutado enormemente e incluso algunos, por qué no, odiado.

Sin embargo, pocos tenemos conciencia de una de las dimensiones más importantes de la práctica de actividad física y ejercicio: la salud. Es más, cuando comencé el grado de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (CCAFyD) jamás imaginé que pudiera ser tan relevante, tanto que quisiera dedicarme a ello. Pero lo cierto es que me sorprendió mucho cómo el ejercicio y la actividad física influyen en nuestro organismo, cómo mejora nuestro estado de salud, pudiendo prevenir e incluso tratar muchas (muchísimas) enfermedades. También es verdad que cada vez se conoce más que hacer deporte es bueno para nuestra salud: se sale a caminar para reducir el colesterol, se entrena para desestresarnos de la semana… ya no se practica exclusivamente para rendir en un deporte o vernos mejor en el espejo.

¿Pero sabes que el ejercicio es fundamental para prevenir enfermedades como el cáncer? (1) ¿Que la falta de actividad física es el cuarto factor de riesgo de mortalidad global? (2) ¿Que una persona obesa con una buena condición física tiene menor riesgo cardiovascular que una persona delgada con baja forma? (3)

Mi intención con estas entradas es ir respondiendo a todas estas y más preguntas sobre actividad física y salud con lo que se conoce actualmente a través de la ciencia y sus investigaciones. Querría que cada vez más personas conozcáis su importancia, el gran beneficio y alcance que puede llegar a tener. Y si gracias al conocimiento uno sólo de vosotros va tomando conciencia e incluso se mueve un poco más por su salud… todo esfuerzo habrá valido la pena. Y es que la práctica de actividad física es básica para nuestro estado de salud.

Figura 1. La práctica de Actividad Física es básica para nuestro estado de salud.

Los numerosos beneficios de la actividad física y el ejercicio en la salud

Cada vez es mayor la evidencia científica que establece una relación inversa entre la realización de actividad física y el riesgo de muerte prematura y el padecimiento de enfermedades como la hipertensión, enfermedades cardiovasculares, obesidad, diabetes tipo 2, osteoporosis, depresión, cáncer (mayormente de colon y mama) (4)… en distintos grupos de población.

En la siguiente tabla se resumen algunos de los beneficios de la práctica regular de actividad física y/o ejercicio sobre la salud. Dichos beneficios no sólo son a nivel físico, sino también psicológico y cognitivo.

Tabla 1. Beneficios de la actividad física regular y/o del ejercicio. Adaptada de (5), a su vez adaptada de (6–8).

 

Estos beneficios del ejercicio sobre la salud no sólo se dan en adultos y personas mayores, también en niños y adolescentes. Janssen and LeBlanc (9) revisaron diferentes estudios los efectos de la actividad física y el fitness en la presión arterial, depresión, densidad mineral ósea, síndrome metabólico y obesidad, destacando los numerosos beneficios de salud de la actividad física en esta población. Además indican que se produce una relación dosis-respuesta (a mayor cantidad de actividad física, mayores eran los beneficios para la salud).

La práctica de ejercicio también tiene un papel muy importante en la mujer como durante el embarazo (10) o la menopausia (11).

El ejercicio físico puede usarse como prevención (1) y, en muchos casos como tratamiento de muchas enfermedades (12) (aislado o combinado, en función de cada caso).

Visto todo esto, pensemos: ¿qué medicamento interviene en la salud a tantos niveles?

En un meta-análisis de 2013 se comparó el efecto de las intervenciones de ejercicio vs. medicamentos sobre la mortalidad. Este estudio concluyó que, a pesar de las limitaciones, tanto el ejercicio como los medicamentos tenían similares beneficios potenciales en relación con la mortalidad en la prevención secundaria de la enfermedad coronaria, la rehabilitación después de accidente cerebrovascular, el tratamiento de la insuficiencia cardíaca y la prevención de la diabetes (13).

Debido a la creciente evidencia que hay acerca del efecto del ejercicio sobre la salud, el Colegio Americano de Medicina del Deporte (ACSM en sus siglas en inglés) ha creado la iniciativa global denominada “EXERCISE IS MEDICINE” (El ejercicio es Medicina) con el objetivo de integrar la actividad física dentro de la asistencia sanitaria. En esta se pretende que médicos y profesionales del ejercicio colaboren para mejorar la salud de las personas. Los médicos, en lugar de aconsejar la realización de ejercicio de forma general, prescribirían su realización de una forma más pautada (una especie de pastilla de ejercicio) a los pacientes, quienes lo realizarían supervisados por profesionales del ejercicio físico (14). Puede conocerse mucho más sobre esta iniciativa en: http://www.exerciseismedicine.org/. Es España, esta iniciativa está promovida por la Red de Investigación en Ejercicio Físico y Salud (EXERNET) y otras entidades nacionales (15).

El dato dado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre inactividad física y mortalidad está muy relacionado con lo comentado hasta ahora. Según la OMS, la inactividad física ocupa el cuarto lugar entre los principales factores de riesgo de mortalidad a nivel mundial. Junto a la alimentación poco saludable son las principales causas de las enfermedades no transmisibles más importantes, como las cardiovasculares, la diabetes de tipo 2 y determinados tipos de cáncer (2). Aproximadamente 3,2 millones de personas mueren cada año debido a la inactividad física (16). De hecho también ha creado una “Estrategia mundial sobre régimen alimentario, actividad física y salud” (2). Más adelante hablaré concretamente de las consecuencias que el sedentarismo tiene para la salud, independientemente del nivel de actividad física.

 

Conclusiones

  • La práctica actividad física regular y/o ejercicio tiene múltiples beneficios en la salud, en las distintas poblaciones.
  • La actividad física regular y el ejercicio físico reducen la mortalidad y el riesgo de padecer muchas enfermedades. Puede emplearse tanto como prevención o tratamiento.
  • La inactividad física es uno de los principales factores de mortalidad a nivel mundial.
  • Debido a la creciente evidencia del beneficio del ejercicio sobre la salud, desde la ACSM se ha llevado a cabo la iniciativa EXERCISE IS MEDICINE como forma de integrar la actividad física dentro de la asistencia sanitaria.

Espero que después de leer este post, aunque sólo se hayan mostrado unas pinceladas generales de su potencial, tengamos más en cuenta el alcance que el ejercicio y la actividad física pueden tener en nuestra salud. Pero, ¿cualquier tipo de ejercicio vale? ¿Cuánto tiempo es suficiente para que haya mejoras en la salud? ¿De qué manera debe realizarse este ejercicio? (no todo vale). En post posteriores iré resolviendo estas y otras dudas que puedan surgir. (También puedo contestar a comentarios y correos).

Muchas gracias por vuestra atención. Ahora, a moverse y ser felices!

Pd: No te pierdas mi siguiente entrada donde hablo sobre la influencia que puede llegar a tener el ejercicio físico en la microbiota intestinal.

 

Referencias bibliográficas:

1. Warburton DER, Nicol CW, Bredin SSD. Health benefits of physical activity : the evidence. CMAJ. 2006;174(6):801–9.

2. WHO – World Health Organization. Estrategia mundial sobre régimen [Internet]. 2004. Available from: file:///C:/Users/María/Documents/1. Academico Profesional/1. Académico/8. DM/Primer artículo/References/estrategia-OMS-alimentyactfis.pdf

3. Ortega FB, Lavie CJ, Blair SN. Obesity and Cardiovascular Disease. Circ Res. United States; 2016 May;118(11):1752–70.

4. Physical Activity Guidelines – health [Internet]. Available from: https://health.gov/paguidelines/

5. Pescatello L., Arena R, Riebe D, Thompson PD. ACSM’s Gudelines for Exercise Testing and Prescription. 9th ed. 2013.

6. Kesaniemi YK, Danforth EJ, Jensen MD, Kopelman PG, Lefebvre P, Reeder BA. Dose-response issues concerning physical activity and health: an evidence-based symposium. Med Sci Sports Exerc. United States; 2001 Jun;33(6 Suppl):S351-8.

7. Nelson ME, Rejeski WJ, Blair SN, Duncan PW, Judge JO, King AC, et al. Physical activity and public health in older adults: recommendation from the American College of Sports Medicine and the American Heart Association. Med Sci Sports Exerc. United States; 2007 Aug;39(8):1435–45.

8. United States. Department of Health and Human Services. Physical activity and health: a report of the Surgeon General. 1996. 278 p.

9. Janssen I, Leblanc AG. Systematic review of the health benefits of physical activity and fitness in school-aged children and youth. Int J Behav Nutr Phys Act. 2010;7(40).

10. Hinman SK, Smith KB, Quillen DM, Smith MS. Exercise in Pregnancy : A Clinical Review. 2015;7(6):527–31.

11. Grindler NM, Santoro NF. Menopause and exercise. Menopause. United States; 2015 Dec;22(12):1351–8.

12. Pedersen BK, Saltin B. Evidence for prescribing exercise as therapy in chronic disease. Scand J Med Sci Sport. 2006;16(Suppl. 1):3-63.

13. Naci H, Ioannidis JPA. Comparative effectiveness of exercise and drug interventions on mortality outcomes : metaepidemiological study. BMJ. 2013;5577:1–14.

14. Exercise is Medicine [Internet]. Available from: http://www.exerciseismedicine.org/support_page.php/the-eim-solution5/

15. Presentación en España de “Exercise is Medicine”, iniciativa mundial que promueve una sociedad más activa – AEPSAD – Ministerio de Educación, Cultura y Deport [Internet]. Available from: http://www.aepsad.gob.es/aepsad/actualidad/2016/Enero/20160121-exerciseismedicine.html

16. Inactividad física sedentarismo. Instituto Europeo – Instituto Europeo de Salud y Bienestar Social – educación médica, satisfacción de los pacientes y coope [Internet]. Available from: http://www.institutoeuropeo.es/inactividad-fisica-sedentarismo/

Posts que te podrían interesar...

Si te gusta, compárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on Pinterest
 
The following two tabs change content below.
Graduada en CCAFD (UPV-EHU). Máster de investigación de Nutrición y Salud y actualmente estoy realizando el doctorado en relación con los efectos del ejercicio en la salud hepática y cardiovascular en niños con sobrepeso y obesidad.

Latest posts by María Medrano Echeverría (see all)